Bidé, si o no

Parece que el bidé comienza a ser un sanitario de otro tiempo. Aunque las constructoras no dejan de incluirlo en los baños, cada vez es mayor el número de personas que prescinde de él, ya sea por cuestión de espacio o sencillamente porque no le ven sentido.


La Real Academia Española lo define de la siguiente manera: “Recipiente ovalado instalado en el cuarto de baño que recibe el agua de un grifo y que sirve para el aseo de las partes pudendas”. Pues ese es fundamentalmente su uso, aunque haya quien lo aproveche para darse baños de pies, otro uso muy oportuno.


Según sean las costumbres higiénicas de cada uno, el bidé cobra importancia o desaparece del horizonte; esto no quiere decir necesariamente que su uso esté ligado a una mayor o menor higiene, sencillamente esta se realiza de distintas maneras.


A favor del bidé diremos que procura una limpieza extra que no siempre se realiza de manera adecuada con el papel higiénico, y hay ocasiones en las resulta de gran ayuda, como es el caso de la menstruación, período en el que toda higiene es bien recibida y esta se puede realizar de manera rápida y fácil en cualquier momento del día.
En contra se suele apelar a su inutilidad y al espacio que ocupa sin función alguna. Mucha gente lo sustituye por un lavabo doble, un armario en el que almacenar el utillaje del baño, etc… Está claro que si un aparato no se usa lo mejor es retirarlo, y más claro está aún que el bidé aglutina posiciones enfrentadas: unos no pueden vivir sin él mientras que otros lo aborrecen.
Si no lo usa, quítelo, pero si lo usa manténgalo.

Comentarios

  1. Pues ya que preguntas, yo me inclino por el no xD. Ocupa espacio, tiene una utilidad bastante limitada, y, personalmente, yo no lo uso casi nunca.
    Por cierto, descubrí tu blog a través del de Laura, jeje, me ha sorprendido positivamente, me gusta tu tono irónico que utilizas en algunas entradas.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Hola nee* gracias por acercarte a mi blog "profesional". La cuestión no es solo la pregunta, es mas bien reflexión, si lo usas o no lo usas, esa es la única cuestión para mantenerlo.

    ResponderEliminar
  3. A mí lo que más me ha gustado a parte de la explicación del bidé ha sido la canción... me ha traído recuerdos de la infancia.

    Fdo. La amiga motera del Kung fu Panda. Petonets.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo me inclino por el no por el espacio y el si por el uso. Conclusión: Poner un grifo de bañera en el plato de ducha a la altura de la cadera y listo (y de paso te lavas los pies que nunca viene mal) y además el grifo fijo sirve para llenar el cubo de la fregona. jajjajajajajjajajaja!
    oye, abusando un poco de ti.. como se levanta la tapa del water?? no carga el agua y no puedo sacar la parte de arriba para ver que coño le pasa!

    ResponderEliminar
  5. En mi casa se ha usado toda la vida, tenemos la buena costumbre de usarlo después de ir a ca'García :-0 Cuando voy de vacaciones me encanta ver un bidet en el baño, me gusta irme lavadita a la cama ¡que me ducho por la mañana!

    En fin, que yo podría ser la Baronesa de Bidet ¡jeje!

    ResponderEliminar
  6. Ana, mándame correo a fontaneriallambias@gmail.com y dime que marca y modelo es el inodoro. intentare resolverte la duda vía mail.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo sí lo utilizo.
    El "bidel", como decían en mi casa
    Es útil, y me gusta tenerlo. Frente al water, un buen sitio.
    Me gusta t blog. Lo he descubierto gracias al de Laura.
    Que tengas mucha suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lee los comentarios y respuestas anteriores. Si sigues teniendo dudas, ¡pregúntame!